El futuro es del autoconsumo fotovoltaico a pesar del coronavirus

El futuro es del autoconsumo fotovoltaico a pesar del coronavirus

El futuro es del autoconsumo fotovoltaico a pesar del coronavirus 1080 876 Moneleg (Chiclana, CÁDIZ)

El autoconsumo fotovoltaico había iniciado en España un ascenso imparable antes de la crisis del Coronavirus, pero la expansión de la pandemia le ha cortado el vuelo. Las estimaciones del sector abundan en esta realidad, ya que el año pasado dobló los megavatios nuevos instalados, con 459 MW, y la nueva coyuntura hace muy difícil que se pueda celebrar otro récord, ya que no se espera que se cumplan las previsiones de sumar hasta 600 MW a finales de año. Sin embargo, desde Moneleg seguimos apostando por las renovables por entender que es un sector con un alto potencial de creación de empleo y con la capacidad de generar energía más barata.

Francisco Gallego, gerente de Moneleg, es positivo en este aspecto y dice que “es cierto que el autoconsumo en España ha llegado tarde pese a tener el mayor potencial de Europa, pero es un movimiento imparable y en los próximos años parecerá increíble que en 2020 solo el 1% de los hogares tuvieran autoconsumo”. De hecho, ya se veía en estos últimos meses con el interés de las pymes por generar ahorros en sus costes energéticos, y ahora “hay que decirles que sigue siendo rentable invertir en autoconsumo, porque además, pueden desgravar fiscalmente parte de esa inversión” apunta Gallego.

Pero no solo a las pymes, también al sector residencial. Desde Moneleg, estimamos que según los datos que maneja el sector, hay tres millones de hogares unifamilliares en España donde inicialmente es más lógica la instalación aunque el gran potencial está en el autoconsumo compartido, con ello se conseguirá una penetración importante de la tecnología solar en todo el país.

Es por eso que desde Moneleg se ha apostado por un “traje a medida” para cada usuario, de manera que no tenga que preocuparse por ningún aspecto de la instalación y de su inversión. Se trata por tanto, de un producto “llave en mano” para que se pueda ver el ahorro desde el minuto uno, con un abanico de ofertas para cada caso.

No obstante, tal y como apunta el Gallego, “necesitamos esa ayuda del gobierno para que se vuelta a reactivar el sector”. Las administraciones tienen un papel clave en todo ello y es el de simplificar los procesos administrativos a la hora de poner en marcha una instalación. El responsable de Moneleg, recuerda que “España es uno de los pocos países de nuestro entorno que obliga a presentar una licencia de obra en el ayuntamiento, lo que supone una demora del proceso de entre 6 y 8 meses. Solo con simplificar esos procesos administrativos supondría un gran avance, dice Gallego.

El futuro, en su opinión, es del autoconsumo fotovoltaico, pese al coronavirus.